Cover Image

SOPA DE PESCADO 03. Julio 2019

Alda Saguier expone sus pinturas recientes este miércoles en la Galeria Monocromo.

 

Cover Image
 
SOPA DE PESCADO 03. ABRIL 2019

En la Sopa de Abril presentamos las Fotos de Walter Astrada. Desde tres años el ganador de varios Premios de World Press Photo, esta viajando con su moto Atenea por el mundo: "El 1 de mayo del 2015 salí de Barcelona, rumbo este, atravesando los Balcanes, Grecia, Turquía, Georgia, Armenia y a partir de ahí Rusia y Asia central, los llamados istanes, para observar como la influencia soviética esta muy presente en muchos de estos países aún. Cruzar Mongolia para luego entrar en Rusia nuevamente con destino Vladivostok antes que llegara el crudo invierno, para pasar a Corea del Sur y de allí a India, Birmania, Tailandia, Laos, Vietnam, Malasia, Indonesia y Australia. Para llegar a Chile, Argentina Uruguay y Paraguay, donde me encuentro ahora.
Ya han pasado casi 4 años desde que salí y puedo decir que cada día es como si comenzara el viaje. Ese cosquilleo y emoción cada vez que arranco a Atenea, como he bautizado a mi fiel Royal Enfield con la cual he recorrido mas de 105 mil kilómetros y atravesado 32 países."


En la sopa podrán ver algunas fotos en la pared y una proyección continua de fotos del viaje, que están a la venta y pueden hacer pedidos de cualquiera de ellas y así colaborar en la financiación del viaje.
Lo que comenzó como una idea, poco a poco se va transformando en un proyecto, el cual voy fotografiando y escribiendo en mi blog, HYPERLINK "http://www.wathejourney.com" www.wathejourney.com.

Cover Image

SOPA DE PESCADO 5. DICIEMBRE 2018

Dibujos sin fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cover Image

SOPA DE PESCADO 05. SEPTIEMBRE 2018

Fotografía de Francene Keery blanco y negro.

No solo el ojo cumple 10 años, también la sopa tiene su historia.

FORMA DE SER – WAY OF BEING

Fotografías de Francene Keery

 

Look deep into nature, and then you will understand everything better.

Albert Einstein

 

Distintas tradiciones paisajísticas se han sucedido en Occidente a lo largo de los siglos, y éstas se han expresado en planos tan variados como el filosófico, el poético y el artístico, así como en las formas de ser de los sujetos en relación con los entornos naturales: Tal es el caso del paisajismo moderno, esa transformación deliberada de espacios de reserva —en oposición a una organización urbana—, incluyendo tanto los espacios públicos como aquellos sitios protegidos de acceso exclusivo; tal también el de los picnics campestres de los aristócratas decimonónicos, o el de los flâneurs modernos cuyo paseo por las ciudades suele ser considerado una forma de conocimiento. Acaso Francene Keery se integra a estas tradiciones, e impelida por la necesidad de pasear a sus perros se constituye en fotógrafa exploradora de medianas distancias, ofreciendo instantáneas de sus recorridos diarios. 

Aunque en estas imágenes la huella humana sea casi imperceptible, las fotografías de Francene no se tratan estrictamente de una oposición al antropocentrismo: ya que el placer del paisaje no está sólo en su imagen, sino en la posibilidad de recorrerlo. Más allá de cualquier anécdota, hay en estas imágenes una pretensión fotográfica radical, que hace tanto a la estilística de la autora, como a la tecnología, así como a los motivos de las figuras naturales —que ofrecen la ventaja adicional de una composición natural, ahora en alianza con la composición fotográfica—.

Pero pensemos por un instante en la anécdota. Hay quienes sugieren que una estrategia clásica del relato hemingwaiano consistiría en omitir deliberadamente ciertos aspectos de la historia, de tal modo que se note la falta. Aunque inintencionada, las omisiones de Francene convocan una cierta urgencia de la verdad exiliada de la foto —esa que nunca miente—. Sometidas a una misma manipulación, homogeneizadas cromáticamente, y coherentes en su simplicidad y composición, las imágenes de un paraíso privado y las de otros paraísos aislados, provenientes de fronteras menos protegidas, se confunden entre sí. La obsesión por estos nichos naturales de apariencia imperturbable parece revelar el deseo secreto de preservar lo que se intuye efímero: porque sí, el paisaje, como todo hábitat —incluyendo el propio—, puede cambiar de un momento a otro, a veces irreversiblemente.

Finamente, como una narradora romántica, un paso tras el otro, Francene captura los elusivos fragmentos exquisitos de su ruta, para constituir con visión fotográfica y urgencia poética un mundo idílico, y preservarlo en imagen: quizás así, de este modo, el paraíso reemplace el infierno cotidiano del mundo, o, por el contrario, su insistencia torne evidente la existencia de un dorso secreto en la foto.

Damián Cabrera

Asunción, junio de 2018

Despierto
tengo que comenzar a andar el día
me vienen
todas las inquietudes
saco de paseo
a los perros
la naturaleza me saluda
acomodo el pie derecho
ahora estoy en marcha

 

  Francene Keery

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://www.extra.com.py/sin-categoria/exposicion-fotografica-francene-keery-n2747059.html

 

http://www.portalguarani.com/1098_francene_keery_planas/36928_way_of_being_fotografias_de_francene_keery__por_damian_cabrera__domingo_16_de_junio_de_2019.html

 

https://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/cultural/way-of-being-fotografias-de-francene-keery-1824165.html